Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

Love me Tinder

El amor romántico del siglo XVIII y XIX es historia. Hoy, la revolución tecnológica y sus mundos virtuales crean plataformas que funcionan a modo de “sexo y amor a la carta”, donde la apuesta no trasciende al presente y los vínculos no apuntan a la perdurabilidad. Nos hemos convertido en una sociedad conectada en redes digitales pero no en redes humanas.
Dorothy Tennov (1981) estudió y sistematizó el proceso de enamoramiento denominándolo estado de limeranza (o también llamado amor obsesivo; anglicismo proveniente de limerence). Cuando una persona se encuentra en estado de limeranza tiene pérdida relativa de contacto con la realidad, experimenta pensamientos intrusivos y obsesivos en relación al objeto de su limeranza, tiene un deseo constante de estar cerca de él, no tolera la separación y cancela todo nivel de atracción por otras personas esperando a cada momento la reciprocidad emocional.
Ahora ya no hay tiempo para el estado de limeranza, el poema o el diálogo intenso y constante. T…

Últimas entradas

Tiembla el corazón

El efecto TROAS

Homo sapiens

Yo también aborté

¿Y si es poliamor?

A VECES

El espejo de la pornografía

¿Te gusta hablar sucio en la cama?